Historia

Parece que fue ayer, cuando un nutrido grupo de jóvenes hermanos eran convocados, por su afición a la música cofrade, al reto de algún día verse acompañando a su Cristo en la madrugá del Viernes Santo.
Esto ocurría allá por el mes de Mayo de 1980, cuando bajo la tutela de D. Vicente Acosta y el apoyo de su Junta de Gobierno, se vieron realizados los sueños de estos jóvenes hermanos. La iniciativa de D. Juan Antonio Fernández Rojas, contó desde el principio, con el apoyo de numerosos hermanos, a los cuales desde aquí agradecemos que contribuyeran a que fuera posible convertir un sueño en realidad.
La persona elegida para acometer este difícil proyecto, como director de la banda, fue D. Manuel García Pérez. Decimos difícil proyecto porque ningún integrante tenía conocimientos musicales y tampoco habían tocado ningún instrumento musical. Con su esfuerzo y dedicación consiguió el objetivo marcado yen esa primera madrugá, la banda dio muestras de no desmerecer el apoyo y la fe depositada en ella.
El estilo escogido fue el de Agrupación Musical, tan de moda por aquel entonces. La referencia histórica del estilo adoptado, procedía de la extinta banda de la Guardia Civil, pero el espejo en el que nos miramos, por su frescura en las composiciones y atrevimiento en ejecutar nuevos ritmos, fue en la Agrupación Musical Sta. Mª Magdalena del Arahal, siendo el estilo que predominaba en esas fechas y el último que acompañase a nuestro Cristo en la madrugá de 1980, con la agrupación Musical de Villalba del Alcor.
Nuestra primera madrugá, inolvidable, el nerviosismo se juntaba con la impaciencia de ver que el tiempo no corría a la misma velocidad que nuestros corazones. Tan importantísima cita fue en el antiguo mercado de abasto del Altozano. A la una y media de la mañana, la voz de D. Manuel García se hizo sentir rotunda y firme, “a formar la banda”. Las caras de alegría de componentes y acompañantes se entremezclaban con las lágrimas de los mismos, se iniciaba el fin de un año de esfuerzo, comenzando el rezo de la banda, con sus cornetas y tambores, detrás de su Cristo. Sonó la batería de tambores y el desfile orgulloso de la banda comenzó. Al llegar a la calle Pureza se hizo un clamor y los allí reunidos aplaudieron el paso de la que en adelante sería su banda para el resto de las madrugás.
Salió la Cruz de Guía y hasta no ver los ciriales, la formación era una sinfonía de latidos de corazones impacientes. Salió la delantera del paso, el centurión a caballo y tras él, nuestro Cristo……, suena la marcha real y después se inicia, marcha tras marcha, el rosario de oraciones que durante toda la madrugá dedicamos a nuestro Cristo, a Nuestra Madre, a San Juan, a Nuestros Hermanos, a Triana, a Sevilla y a todos los Cofrades, siendo esta dedicación desde lo mas profundo de nuestros corazones.
Terminada nuestra estación de penitencia, se podían ver las caras de satisfacción del deber cumplido, las lágrimas de los sentimientos reprimidos durante las horas de recorrido y la decisión de volver a rezar con nuestros instrumentos en las madrugás venideras.
Una vez finalizada la procesión del Corpus de 1.981, deja la dirección de la banda D. Manuel García Pérez, haciéndose cargo de la misma D. Francisco Flores Jaime y D. Miguel Barco Ruiz, los cuales se encargaron de definir el estilo musical que llevaría la banda a partir de ese momento. El estilo no es otro que el llamado de la Policía Armada, aunque durante el primer año de su dirección coexistieran los dos estilos, algo habitual en las bandas que acompañaban a los pasos de cristo de aquella época. Gracias a esta nueva dirección contamos con el asesoramiento musical de antiguos componentes de la desaparecida banda de la Policía Armada como son D. Manuel Arellar, y los desaparecidos y tan añorados D. Francisco Domínguez Gaona y D. Manuel Pardo, los cuales además de facilitarnos el repertorio musical de la Policía Armada, se implican directamente con la banda y asisten a numerosísimos ensayos, participando en el montaje de las marchas y las matizaciones posteriores, aunque una vez montadas cada uno le daba su sello.
D. Francisco Flores y D. Miguel Barco son los encargados de preparar a la banda, para asumir lossiguientes retos, que no son otros que los de consolidarla en nuestra Madrugá e intentar acompañar aotras hermandades en nuestra Semana Mayor, siendo la hermandad de La Paz la primera en contar connuestros servicios en la Semana Santa de 1.982, repitiendo compromiso en años sucesivos. A partir de aquí, comenzamos a contar para otras hermandades de Sevilla, aunque el sitio designado en la procesión en aquel tiempo era la Cruz de Guía, cometido que se cumplió año tras año sin desfallecer en ningún momento, y confiando en todas las enseñanzas que recibíamos de nuestros directores, sabíamos que llegaría la oportunidad de acompañar a mas cofradías en Sevilla, como así sucedió.
A D. Francisco, le debemos el cambio estético de la banda en estos primeros años de andadura, marcando y empezando a fraguar una personalidad identificadora, ya no sólo musical, sino también en su uniformidad, y a D. Miguel Barco Ruiz, el amor a la música y a las cosas bien hechas, no importando el tiempo que hubiera que echar y con el mayor grado de exigencia. Ellos nos marcaron el camino a seguir y podemos decir que son el verdaderos “alma mater” de la banda, y aunque todo aportamos nuestro granito de arena, ellos supieron encausar a esa juventud musicalmente incipiente, con la impaciencia típica de la que sea necesario verla.
En 1.996 gracias a D. Salvador Tavora, insigne dramaturgo director de la compañía La Cuadra de Sevilla, la banda tiene la oportunidad de participar en la Opera andaluza de Cornetas y Tambores CARMEN, siendo su banda sonora durante mas de 10 años, recorriendo los 5 continentes, donde la banda fue acumulando experiencia, conocimientos y sobre todo Humanidad, desde estas líneas queremos expresarle el eterno agradecimiento a D. Salvador Tavora y su compañía el que confiaran en nosotros, y que nos diese la oportunidad de exportar los sonidos de Sevilla.
Se nos quedan en lo mas profundo de nuestro corazón los aplausos recibidos en el Teatro de La Maestranza de Sevilla un 12 de Septiembre de 1.996, aplausos de nuestra gente, de Sevilla, se nos quedan en la retina sitios tan diversos donde el recibimiento y la crítica nos llenaron de orgullo humilde de saber que la música es universal, se interprete donde se interprete.
Dios quiso que un 11 de Septiembre de 2.001 una parte de la banda estuviese en New York, cuando el terrible atentado de las Torres Gemelas, y pensamos que quiso porque después de tan brutal atentado debía de haber un alo de Esperanza, y quiso que estuviera La Cuadra De Sevilla con su banda para ayudar a levantar a los desfallecidos, a los angustiados, a todas las personas que vieron como el fanatismo amparado siempre en la insensatez de los que creen hacer algo en nombre de Dios, Alá o como lo quieran llamar, se llevaban por delante a mas de 6.000 personas, y allí estaba las Tres Caídas con sus cornetas y tambores y como no con su Esperanza.
El cambio musical de la banda dio un giro de 180º al introducir fiscornos bajos, para hacer el bajo pedal o 4 voz. Siendo la primera banda en asumir el riesgo al que diran, pero la constancia y el saber que en la vida no se termina nunca de aprender, y que tenemos que adecuarnos a la vida que vivimos hoy, no la de nuestros ancestros, nos hace el seguir buscando la composición instrumental ideal para lascomposiciones que se realizan hoy en dia.
En el año 2.003 la banda instaura el pregón de la banda que se dará siempre el Jueves de Dolores, poniéndole fin a la temporada de ensayos de la banda, el escogido para ese primer pregón D. Alvaro Rguez , subdirector de la Banda, al cual sucedería en el 2.004  D. Rafael Vazquez, director musical de la banda, en el 2.005 coincidiendo con el XXV aniversario fundacional de la banda sería D. Jose Julio Vera el encargado de dar el pregón. En el 2.006 el encargado sería nuestro compañero además de costalero D. Fernando Povedano. En el 2.007 el turno correría a cargo de D. Jose Manuel Reina, ayudante en las labores musicales de la banda y el pasado año nuestro compañero D. Jorge Martin, subdirector musical.
En el 2.004 decidimos cambiar nuestros uniformes azules por otros con otro estilo mas acorde a la edad de la banda y su estado de madurez. El uniforme elegido sería la levita que utilizan los mandos de la Armada Española, tan acorde con nuestra Hermandad, conservando las gorras de Plato Blanco, tan utilizadas por el resto de formaciones. Se le incorporo un distintivo para diferenciar la antigüedad de los componentes de la banda en la bocamanga del uniforme, utilizando como cinturón los colores de la Bandera Nacional.
Su estreno un mes de Enero de 2.005 en el palenque de Sevilla, acompañados de diversas bandas amigas que quisieron estar en este tan importante de la banda.
Continuara…